" GRACIAS POR SU VISITA "

 

Origen histórico de los partidos políticos

Es difícil hablar de democracia en los tiempos que corren sin considerar a los partidos políticos, pues ellos son los principales articuladores y aglutinadores de los intereses sociales. Para precisar su origen podemos distinguir dos acepciones. Una concepción amplia de partido nos dice que éste es cualquier grupo de personas unidas por un mismo interés, y en tal sentido el origen de los partidos se remonta a los comienzos de la sociedad políticamente organizada. En Grecia encontramos grupos integrados para obtener fines políticos, mientras en Roma la historia de los hermanos Graco y la guerra civil entre Mario y Sila son ejemplos de este tipo de ''partidos''.

Si, en cambio, admitimos la expresión partido político en su concepción restringida, que lo define como una agrupación con ánimo de permanencia temporal, que media entre los grupos de la sociedad y el Estado y participa en la lucha por el poder político y en la formación de la voluntad política del pueblo, principalmente a través de los procesos electorales, entonces encontraremos su origen en un pasado más reciente. Se discute, así, silos partidos surgieron en el último tercio del siglo XVIII o en la primera mitad del XIX en Inglaterra y los Estados Unidos de Norteamérica. En esta acepción, por tanto, el origen de los partidos políticos tiene que ver con el perfeccionamiento de los mecanismos de la democracia representativa, principalmente con la legislación parlamentaria o electoral.

Una de las opiniones con mayor aceptación en la teoría afirma que los partidos modernos tuvieron su origen remoto en el siglo XVII, evolucionaron durante el XVIII y se organizan, en el pleno sentido del término, a partir del XIX y, concretamente, después de las sucesivas reformas electorales y parlamentarias iniciadas en Gran Bretaña en 1832. Los partidos modernos, aunque son producto de la peculiar relación de los grupos políticos con el parlamento, fueron condicionados por los procesos de formación de los Estados nacionales y por los de modernización, que ocurrieron en el mundo occidental durante los siglos XVIII y XIX.

Los partidos políticos son el resultado de la quiebra de la sociedad tradicional o feudal y su paso a la sociedad industrial. El mundo burgués, posterior a las revoluciones en Inglaterra y Francia, requería de formas de organización política que sustituyeran a las  corporativas por nuevos modos de organización, dependientes de grupos políticos organizados en el parlamento, con reglas claras para la circulación de la clase política. Estas reglas serían de carácter electoral y tendrían un sentido distinto al llamado mandato directo (y en ocasiones vitalicio) de los representantes respecto de sus representados; tal mandato quedó sustituido por el representativo, con el cual el diputado ya no es considerado representante exclusivo de su distrito, sino de toda la nación, y deja de estar obligado a seguir ciegamente el mandato imperativo de sus electores.

La sociedad libre que surgió después de la quiebra de los estamentos y las corporaciones precisaba de organizaciones que fueran funcionales en el nuevo estado de cosas. La división entre la sociedad civil como ámbito de la libertad de la persona  dotada de derechos inherentes  y la sociedad política o Estado exigía canales de comunicación que articularan intereses entre una y otra. Los canales de intercambio fueron el parlamento, los partidos políticos y la opinión pública.

Los partidos fueron y son los articuladores de la relación entre la sociedad civil y el Estado, aunque su estatus siempre ha estado en discusión por las críticas que desde la antigüedad lanzan contra ellos sus detractores. Los partidos permiten que se expresen tanto intereses nacionales como particulares pero, al existir en pluralidad, impiden que los intereses particulares dominen por entero los nacionales. Su función es por tanto ambigua, pero indispensable en una sociedad plural en la que los distintos grupos e intereses requieren de participación y representación. Lo condenable siempre es el partido único, que generaliza artificialmente intereses particulares. Por el contrario, los partidos políticos en plural y en condiciones de una lucha política en igualdad de oportunidades son los mejores catalizadores, propiciadores y garantes de la democracia.

Por su carácter ambiguo, en suma, los partidos políticos no siempre han sido bien aceptados, y diríamos que su inclusión en el pensamiento político se dio lentamente.

 

Historia de los partidos políticos en México

Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido político mexicano que ha gobernado el país desde 1929, con esta denominación desde 1946, manteniendo el control del sistema político.

El partido, denominado en un principio Partido Nacional Revolucionario (1929), surgió en un periodo de enfrentamientos y tensiones entre distintas facciones políticas, la Iglesia, el Ejército y los grupos económicos y sociales. Al principio, el objetivo era crear una organización que pudiera desarrollar la reforma política y, al mismo tiempo, mantener un cierto nivel de estabilidad socioeconómica en todo México.

La clave del éxito (que permitió la estabilidad del partido) ha sido su habilidad para lograr que el poder se transmitiera sin problemas de un presidente a otro. Este sistema, fuertemente centralizado, ha producido una amplia burocracia que puede clasificarse en dos clases: por un lado, las habituales oficinas gubernativas, y por otro, una red de agencias relativamente autónomas dedicadas al bienestar social y a la industria.

El PRI ha sido el resultado de una larga evolución: en sus primeros años, con su fundación en 1929, como Partido Nacional Revolucionario, el poder real pasó de los grupos y facciones militares de la Revolución a los estatales; en la década de 1930, sobre todo desde 1938, cuando fue rebautizado como Partido de la Revolución Mexicana, se concedió mayor poder a los sectores agrarios y obreros; y, a partir de 1946, con su actual denominación de Partido Revolucionario Institucional, el poder se localizó en el sector popular. Cada uno de los tres sectores del partido —el popular, el obrero y el agrario— tiene su propia estructura, que financia al partido, y presenta sus propios candidatos.

El sistema político mexicano ha evolucionado recientemente: desde 1986, otros partidos, el Partido de Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), han obtenido victorias importantes en distintos estados o en el ámbito municipal, así como en las cámaras de senadores y diputados. Lo cual llevó a que la XVII Asamblea Nacional del PRI, reunida en septiembre de 1996 en la ciudad de México, tuviera como principal objetivo la denominada ‘renovación’, que permitiría al partido presentarse en el nuevo escenario político mexicano. Se aprobó una moción para que los candidatos presidenciales propuestos por el partido tuvieran al menos diez años de militancia priísta y hubieran ejercido un cargo de elección popular.

Las elecciones para el gobierno del Distrito Federal y de varios estados, así como las de renovación de los miembros del Congreso, celebradas en julio de 1997, supusieron la manifestación de la pérdida relativa del poder del PRI, después de casi setenta años de hegemonía priísta, que dejó de poseer, incluso, tanto la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados como el gobierno del Distrito Federal, aunque conservando su predominio en el Senado. En medio de los intentos por profundizar en su propia democratización interna, el Comité Ejecutivo Nacional del PRI autorizó, en abril de 1998, la designación de los aspirantes a gobernador mediante el voto directo de la militancia (en principio para las inmediatas elecciones de los gobernadores de los estados de Sinaloa, Puebla, Tlaxcala y Tamaulipas), sustituyendo así al tradicional nombramiento directo de dichos candidatos por parte de la organización. Al mismo tiempo, el propio presidente Ernesto Zedillo Ponce de León anticipó que tal medida podría ser extendida a los aspirantes a la presidencia de la República.

Dar clic en logo para dar mas informacion  
 

 

Partido de Acción Nacional (PAN), partido mexicano, fundado en la ciudad de México el 16 de septiembre de 1939 por intelectuales y profesionales, como grupo de oposición al Partido Nacional Revolucionario (nombre primigenio del que sería principal gobernante Partido Revolucionario Institucional), que había sido creado a su vez diez años antes. Entre sus miembros fundadores figuraron: Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Miguel Estrada Iturbide, Gustavo Molina Font, Roberto Cossío y Cossío, Enrique Loaeza, Carlos Septién García, Manuel Herrera y Lasso, José Fernández de Ceballos, Luis Calderón Vega y Juan Landereche Obregón. Sus principios de doctrina se expusieron en 14 puntos, de los cuales destacan: el concepto de Nación está por encima de clases o grupos; el Estado debe pugnar por el bien común para que haya justicia, seguridad y defensa del interés colectivo; si bien el Estado tiene la obligación de impartir la enseñanza, ello no debe significar un monopolio gubernamental; la iniciativa privada debe ser promovida y garantizada por el Estado; éste debe velar porque la estructura económica quede al servicio de los valores humanos y en la vida política concurran la inteligencia y la voluntad de todos los que conviven dentro del Estado. Su primer dirigente fue Manuel Gómez Morín (1939-1949) y el órgano oficial del partido pasó a ser La Nación.

Hasta 1994, presentó como candidatos propios a la presidencia de la República, sin haberla obtenido, a Efraín González Luna (1952), Luis H. Álvarez (1958), José González Torres (1964), Efraín González Morfín (1970), Pablo E. Madero (1982), Manuel J. Clouthier (1988) y a Diego Fernández de Ceballos (1994). En 1997, el PAN gobernaba en seis estados de la República: Baja California, Guanajuato, Chihuahua, Jalisco, Querétaro y Nuevo León. De los 32 senadores que integraban en ese año la correspondiente Cámara, 9 eran de filiación panista. Como resultado de las elecciones del 6 de julio de 1997, el PAN obtuvo 132 diputaciones de un total de 500. Sin embargo, perdió por amplio margen en la ciudad de México, con motivo de las elecciones al gobierno del Distrito Federal. Con estas cifras, el Partido de Acción Nacional continuaba siendo la segunda fuerza electoral del país, tras el Partido Revolucionario Institucional (PRI). En 1997, el PAN, teniendo como dirigente nacional a Felipe Calderón Hinojosa, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), gobernaban a más de 53 millones de mexicanos.  

Dar clic en logo para mas informacion

 

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), se constituyó de manera formal el 5 de mayo de 1989. Su antecedente inmediato es el Frente Democrático Nacional, el frente electoral creado para las elecciones del 6 de julio de 1988 –origen y nacimiento del PRD-, y que postuló como candidato a la presidencia de la República al Ing. Cuahutémoc Cárdenas Solórzano.

Esta fecha recuerda la gran movilización social, civil y política que se desarrolló a escala nacional en contra del fraude electoral orquestado por el gobierno de Miguel de la Madrid (1982-1988), así como al impulso de un movimiento democrático, plural, amplio, que fortaleció la lucha convergente por las transformaciones urgentes de carácter económico, político, social y cultural en México.

Pero sin duda, su riqueza social, civil y política está simbolizada en la integración de cientos y miles de ciudadanos que fueron testigos y participantes de las gestas y luchas más importantes del pueblo de México en este siglo después de la revolución de 1910-17: la acción ejemplar y patriótica del presidente Lázaro Cárdenas de la expropiación petrolera; la repartición de tierras para el desarrollo de los ejidos en el país, y las acciones para favorecer al campo mexicano; la lucha de los ferrocarrileros de 1958 y la democratización sindical; la lucha de los maestros y la de los médicos en los 60’s; el movimiento estudiantil del 68; la lucha de la guerrilla urbana y rural de los 70’s; la lucha de los trabajadores electricistas en la Tendencia Democrática del SUTERM a mediados de los 70’s; las Coordinadoras de masas de los sectores magisterial, campesino y urbano popular de los años 80’s; el fortalecimiento del movimiento popular y ciudadano en la respuesta organizada para el rescate de nuestros heridos y nuestros muertos, así como en la reconstrucción, por los sismos de septiembre de 1985 en la ciudad de México y, el desarrollo de una sociedad civil, solidaria, creativa y profesional en impulso y crecimiento por la defensa y protección de los derechos humanos, en la educación popular, en la participación ciudadana y en la lucha por la democracia en esta década de los 90’s.

LA RUPTURA CON EL PRI

La Corriente Democrática surge al interior del "partido oficial", y le plantea a la dirección del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a las más altas autoridades del país la necesidad de que el partido se convirtiera en un factor para impulsar el cambio de las políticas económicas; no seguir sujetos al FMI; dar un manejo distinto al problema de la deuda externa; reiniciar el desarrollo económico, el fomento al empleo, etc.

Y también que el partido pudiera ser un agente para democratizar la vida del país empezando por su propia democratización.

Planteaba la corriente que no se trataba sólo de cambiar la política económica, sino también habría que democratizar el proceso de selección del candidato del partido oficial. El siguiente paso fue el desarrollo mismo de la Corriente Democrática. A mediados del 87, se planteó de manera más formal y el grupo coordinador de la corriente, acordó que el Ing. Cárdenas pudiera ser el precandidato por la Corriente en la confrontación interna del PRI.

Se habló con otros partidos, como el PPS y el PARM y se analizó la posibilidad de una campaña sin candidato, simplemente de señalamiento, de crítica. Se analizó la posibilidad de una campaña con candidato y sin registro, llamando al voto en el círculo blanco, y también la posibilidad, y de dar pasos en ese sentido, de plasmar una candidatura con registro, pero necesariamente de otro partido.

Cuahutémoc Cárdenas se registró como candidato a la presidencia de la República por el PARM el 14 de octubre de 1987.

La segunda candidatura que se concretó fue la del PST, que se transformó en Partido del Frente Cardenista. Además, se sumarían a la candidatura de Cárdenas el Partido Social Demócrata, el Partido Verde, que fue la base de lo que es ahora el Ecologista Mexicano, el Partido Liberal, Fuerzas Populares, el Consejo Obrero Campesino de México, en fin, una serie de organizaciones sociales y políticas que conformaban una candidatura con una base amplia.

Entonces se empezaba a pensar en la necesidad de un partido. 

 Dar clic en logo para mas informacion    

 

Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en 1979, habitantes de varias Colonias Populares se agrupan para colaborar en el desarrollo de su comunidad asentada en la zona conocida como los Pedregales de Coyoacán. Los vecinos de esa zona se habían organizado a través de Comités de Colonos para solucionar problemas coma la carencia de servicios básicos, así coma la falta de espacios verdes y deportivos para los niños y jóvenes de la zona.

Ante la falta de interés y de respuesta de los funcionarios del gobierno, los vecinos se agrupan, y de esta unión surge la ONG denominada "Brigadas de Trabajo de los Pedregales, Democracia y Justicia Social", donde están representados los colonos del Pedregal de Santa Ursula, Ruiz Cortínez, Ajusco y Santo Domingo entre otras colonias. La agrupación inició sus trabajos apoyando a los propios vecinos en la solución problemas básicos como redes de drenaje y agua potable.

De entre estos grupos pronto destaca el de Santa Ursula Coapa, por su entusiasta activismo para lograr un cambio trascendente, lo que en buena parte se debe a la labor de los vecinos del lugar.

Con el apoyo de los colonos de Santa Ursula se inicia una intensa y exitosa cruzada demandando al delegado y al regente de la Ciudad de México la anulación de un programa que había convertido un terreno anexo a una escuela secundaria en una zona de transferencia de basura, donde los montones de desechos se arrojaban al aire libre. Con constancia y decisión los Brigadistas logran el rescate de esta área que transforman ellos mismos en lo que ahora se conoce como el Parque Emiliano Zapata.

 

Es hasta 1986 cuando, con la intención de participar en las elecciones de 1988, pero no obtuvo el registro y se integro al Frente Democrático Nacional para apoyar a Cárdenas. En 1990 vuelve a solicitar el registro pero el IEE lo rechaza apela ante el Tribunal Federal Electoral, el cual fallo a su favor y el 9 de febrero de 1991, se convierte en el partido nacional, sin embargo en ese mismo año pierde su registro al no al no alcanzar el porcentaje establecido y hacia enero de 1993 cuando vuelve a recuperar.

 

A nivel nacional el partido fue dirigido desde su fundación hasta el 2001 por Jorge González Torres, heredándole la dirigencia a su hijo Jorge González, mejor conocido como el “ niño verde” , quien también es diputado federal, por lo que el PVEM se ha convertido en negocio familiar.  

Dar clic en logo para mas informacion 

 

Nuevos Partidos

Como cada vez que va a empezar un sexenio y van a ser las elecciones, aparecen nuevos partidos y otros desaparecen, esto con el fin de limpiar su imagen o ser más creíbles para la sociedad, otra cosa podría ser la inconformidad o el no estar de acuerdo con los partidos más populares como son: PRI, PAN, PRD, PVEM.

Pero estos nuevos partidos no tienen la suficiente propaganda para darse a conocer en los medios de comunicación ya que en la investigación que se necesito para realizar este trabajo no se pudo encontrar gran información  pero no queda de mas mencionar a los demás partidos existentes en nuestro país como lo son:

 

Partido del Trabajo  

Partido Convergencia por la Democracia    

Partido de la Sociedad Nacionalista  

Partido Alianza Social  

Partido Liberal Mexicano  

Partido México Posible  

Partido Fuerza Ciudadana  

Presione logo para consultar los partidos

 

Conceptos de Partido Politico 

Autor

Concepto

Crítica

Benjamín Constant

Un partido es una reunión de hombres que profesan una misma doctrina.

No considera a 1a organización como elementos del partido, que es esencial en los partidos políticos modernos.

Lenin

El partido de la clase obrera no es aquel en que militan los obreros, sino el que defiende el programa revolucionario que expresa los intereses objetivos del proletariado.

Tiene una perspectiva similar que el de Constant, en el cual, no se hace referencia a la organización del partido.

Hans Kelsen

Los partidos políticos son formaciones que agrupan hombres de la misma opinión para asegurarles una verdadera influencia sobre la gestión de los asuntos públicos

Es demasiado amplio, ya que incluso en una aldea se pueden dar las condiciones que propone Kelsen. El grado de precisión del concepto es bajo.

Jacques Cadart

Señala que un partido político es un grupo organizado de ciudadanos constituido para defender y hacer triunfar sus opiniones y sus intereses y para obtener la realización de un programa de reformas.

Señala que la característica esencial del partido político es la realización de un de un programa que contenga fines determinados, pero ello sólo es efectivo en el caso de partidos ideológicos y/o programáticos.

Sigmund Neumann

Una organización articulada de los agentes activos de la sociedad, de aquéllos que se interesan por
hacerse con el poder del gobierno y que rivalizan por obtener el apoyo popular con otro grupo o grupos que mantienen puntos de vista opuestos. Es el gran intermediario que une a las fuerzas e ideologías de la sociedad con las instituciones oficiales del gobierno, poniéndolas en relación con una acción política en el seno de la totalidad de la comunidad política.

La característica esencial del partido político es la intermediación de los partidos entre los ciudadanos y las instituciones estatales. También la definición presenta el problema de ser muy amplia.

Mauricie Duverger

El partido político es una comunidad de una estructura particular, que se caracteriza ante todo por las relaciones internas entre los miembros de la comunidad.

La característica esencial del partido político es su estructura organizacional interna. Falta referencia a objetivos y medios de acceso al poder.

 

Tipos de partidos

bipartidista: propio de los países anglosajones.

pluripartidista: que se da en la mayoría de los sistemas democráticos contemporáneos.

A su vez, estos sistema de partidos se relacionan con el sistema electoral:

 mayoritario: corresponde a los sitemas bipartidistas. Consiste en adjudicar la totalidad de los caros que deben ser ocupados en cada distrito al partido que ha obtenido la mayor cantidad de votos. Tamnién se llama de lista completa. Esta mayoría puede ser:

 absoluta (mitad más uno) o

relativa (basta con obtener la primera minoría)

minoritario: Corresponde a los sistemas pluripartidistas. Reparte los cargos de acuerdo con la cantidad de votos obtenida. Puede ser:

de lista incompleta (otorga la mayor parte de los cargos a la mayoría y un porcentaje menor al que obtuvo el segundo opuesto. Este era el sistema consagrado por la Ley Saénz Peña)

de representación proporcional (permite a todos los partidos participantes colocar a algún candidato, en proporción a los votos conseguidos, siempre y cuando obtengan un porcentaje mínimo, el cual puede establecerse por distintos sistemas).

Para que una organización pueda ser registrada como partido político nacional, deberá cumplir los siguientes requisitos:

Formular una declaración de principios y, en congruencia con ellos, su programa de acción y los estatutos que normen sus actividades; y

Contar con 3,000 afiliados en por lo menos 10 entidades federativas, o bien tener 300 afiliados, en por lo menos 100 distritos electorales uninominales; en ningún caso, el número total de sus afiliados en el país podrá ser inferior al 0.13% del Padrón Electoral Federal que haya sido utilizado en la elección federal ordinaria inmediata anterior a la presentación de la solicitud de que se trate.

 

  REGRESAR A INDICE